Verano






Te conocí en los días más calurosos, de aquellos en los que el sol sonreía con gran regocijo sobre la tierra. Días largos con noches cortas, entre letras y canciones que descifraban nuestro sentir. 
Te imaginé constantemente y conté las horas aún en la profundidad de mis sueños, me perdí entre la silueta de tu cuerpo que vagaba repetidamente en mi mente. 
Te vislumbre entre las noches más oscuras y frías, esperando anhelosamente algún día poder tocarte. 

Te conocí en medio de la angustia que convertiste en alegrías infinitas, entre tristezas que lograste esfumar y días grises que desvaneciste. Almas distantes pero tan juntas que morían por conocerse. 
Enumere tus sonrisas esperando admirarlas algún día, me grabé tu voz que retumbaba como eco en mi habitación y fantasee con el aroma de tu piel.
Te esperé cada segundo que transcurrió con la esperanza de ser una sola alma aventurera. 

Te conocí y mire aquellos ojos pequeños que me trasladaron a un lugar perfecto, esa mirada que desnudaba todo mi ser, esbozos idénticos a los que habían en mi mente. 
Tu piel tan clara, suave y fría, que me atrapo al instante. Tu sonrisa tan radiante que me invitaba a besarla y ese cuerpo maravilloso que no deje de abrazar. 
Tanta excelencia concentrada en un solo ser, tanta poesía guardada entre tus piernas al anochecer.

Te conocí y fuiste lo que atesore en lo oculto, a solas. Descubrí la pasión entre las noches más frías, entre lo más riesgoso y mi alma resucitó. Conté las estrellas grabadas en tu cuerpo y los ríos de locura me inundaron. 
Me mostraste un nuevo amar, entre distancia, tiempo, entre deseo. Contagiaste a mi cuerpo de lo que eres, veneno y dosis al mismo tiempo. Besé tus sonrisas a media noche y al amanecer, llene de caricias cada parte de tu cuerpo y tatué mi nombre en lo más profundo  de tu mente. 

Te conocí en los días más calurosos, de aquellos en los que el sol sonreía con gran regocijo sobre la tierra. Te conocí pero hoy decido dejarte ir. Seguiré contando las horas hasta poder ser una sola alma tomando riesgos. 
Te conocí y me marcho con el corazón lleno de momentos que nos faltaron, me marcho sin poder mirar por ultimas vez tus ojos, sin poder besar tus labios, sin poder tocarte. 

Te conocí y fui feliz.

Soy feliz.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran Viajero

Suplica I

Fuck me