Te marchaste



Llevo varias noches acosando tu recuerdo en cada rincón de mi habitación.
Llevo varios días buscándote en cada fragmento de mi pecho, 
anhelando encontrarte y retenerte solo un minuto más. 

Te marchaste, llevándote todo contigo. 
Te marchaste sepultando cada pedazo ingenuo de este amor que crecía sin medida. 

Te busqué en medio de la agonía, regresando pizcas de felicidad.
Te busqué y te besé tan fuerte que hice estallar tu corazón, 
pero nada fue suficiente. 

Llevo varios días inundando mi mente con dolor.
Llevo varias noches dejándome consumir con el eco ahogado de tu risa 
en el sillón. 

Te marchaste sin mirar atrás, sin mirarme a mí.
Te marchaste, tan cruelmente que a cada paso que dabas me destruías. 

Llevo cientos de letras tatuadas en mi espalda, textos sin destino, cartas sin final.
Llevo en mi pecho, atrapado el llanto que es mejor retener. 
Llevo noches sin dormir, luchando con estas lágrimas que es mejor dejar salir. 

Te llevo conmigo a todas partes, como la condena eterna que tortura mi alma, 
como el amor que quema y te hace cenizas, 
como el dolor que se tatúa hasta los huesos. 

Te llevo conmigo, junto a mi odio que me carcome, 
junto al cariño que se marchita, 
junto al adiós que nunca dijimos. 



Secuelas del Tiempo (L. Mdz) 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran Viajero

Suplica I

Fuck me