END





He soñado tantas veces cuartos oscuros sin puertas al viento
He visto a través de mi ventana la sombra de un sueño agrietando mis pensamientos,
Y todo es el caos y el abismo con mis brazos infértiles y frívolos a tu cuerpo.

El sonido de  tus pasos al correr tan lejos de mi vida, comienza a romper cada espacio de mis venas.
Ya es tan tarde como ayer,  y aun percibo en  la lejanía el dulce aliento de tus poros.

Comienza a caer la  tristeza de un cielo abrazado por las ilusiones muertas,
Y cada átomo atraviesa suicidamente la piel desgastada por tus manos.

Estoy a punto de renunciar al oxigeno que aviva la esperanza que volverás
Ahí están las letras de tu nombre inscritas cuando te dije amor.
Pero con toda mi crisis de nostalgia he decidido no volver a vivir.



Gerardo Vargas.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran Viajero

Suplica I

Fuck me