Entre consonantes



He escuchado el ruido de tu respiración
entre momentos de felicidad,
Incluso podría jurar que esos suspiros
De decepción se me han clavado en la piel. 

La atmosfera tiene de ti, el oxígeno
Más nostálgico de tus noches llenas de soledad;
De tus rincones más refundidos del abismo,
Y tus manos temblorosas después de llorar. 

Esa risa a mitad de la tormenta,
No es de valentía sino de total aceptación,
Porque te has enfrentado a todo
Y aún en la derrota sabes levantarte con firmeza. 

Y te escuchó reír a carcajadas,
Mientras tus lagrimas brotan e inundan
Tus mejillas, y ahí el tiempo se congela
para grabar ese momento inigualable. 

Porque de ti se aprecia cada detalle,
Cada sonrisa, cada lagrima, cada caída,
Porque el destino pese a su crueldad
Te ha sabido compensar cuando menos te lo esperas. 

Y eso te hace ser quien eres,
Ni más ni menos que perfección,
Ni más ni menos que cicatrices con voz propia,
Ni más ni menos que fortaleza. 

He escuchado el ruido de tu respiración,
Cuando después de un día pesado,
Tu cama es tu mejor amiga y te rindes ante ella,
Y escucho tu paz, en medio de las sabanas. 





Secuelas del Tiempo (Mdz)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran Viajero

Suplica I

Fuck me